Cuando los nervios se van a la barriga: “la madera ataca a la tierra”