20VB Feng Chi o Estanque del vientoArtículo anterior
El concepto 'viento' en la Medicina Tradicional ChinaSiguiente artículo

Acupuntura, moxibustión, masaje Tuina, fitoterapia, alimentación energética | Psicología y coaching | Osteopatía | Yoga

Respiración y emociones

Interlineado+- ATamaño de letra+- Imprime este artículo
Respiración y emociones

El aire que respiramos es una fuente básica de energía y regeneración, no sólo de supervivencia. Nuestro modo de respirar tiene una relación directa con nuestras emociones y con el modo en el que incrementamos o mantenemos las sensaciones desagradables en nuestro cuerpo o promovemos su liberación o alivio.

Se habla mucho de cuidar el sueño o la alimentación como hábitos para mantener nuestra salud física y emocional, sin embargo, no cuidamos nuestra respiración y desconocemos cómo esta puede realmente ayudarnos a sanar.

 

El hábito de respirar: Sobrevivir o vivir

Pocos de nosotros oxigenamos de manera adecuada. En el transcurso de nuestro desarrollo, hemos adquirido hábitos poco saludables y hemos dejado de respirar de manera completa o usando al máximo nuestra capacidad pulmonar.

 

¿Por qué sucede esto, te preguntarás?

Bloquear nuestra respiración para no sentir ciertas emociones es un mecanismo adaptativo que hemos incorporado de manera automática en nuestra más tierna infancia, para sobrevivir a situaciones más o menos leves de estrés, frustración, dolor, miedo… Como bebés o niños, no podemos actuar o cambiar nuestra realidad, porque nuestra satisfacción y supervivencia depende de los adultos, sin embargo sí que podemos disminuir nuestro dolor, bloqueando nuestra respiración, tensando nuestro cuerpo y congelando nuestras sensaciones; creando nuestros mecanismos de defensa o nuestras corazas, que van construyendo nuestro carácter y determinando nuestra manera de afrontar la vida.

Cuando una emoción desagradable nos acontece, nuestra tendencia es la de parar o bloquear la respiración. O al contrario, incrementarla para recuperar más oxígeno en nuestro cuerpo, usando la parte superior del tórax e hiperventilando, cosa que produce un efecto indeseado y acentúa el malestar. Cuando inspiramos y expiramos de manera libre, fluida y pausada, percibimos nuestras sensaciones con mayor intensidad y esto nos asusta, esta es la razón por la que en algún momento de nuestro desarrollo hemos bloqueado nuestra respiración y hemos dejado de respirar de manera completa.

Cuando respiramos de manera profunda y expansiva, las sensaciones se extienden por todo el cuerpo y cobran vida, dejando de sentirse de manera localizada para sentirse en la amplitud de todo nuestro cuerpo. Pero sólo si nos abrimos a estas sensaciones y dejamos fluir la respiración, las emociones podrán transformarse y liberarse. De otro modo permanecerán bloqueadas y estancadas, generando dolores, tensión, contracturas u otros problemas crónicos.

Cerrar la respiración para no sentir, para contener el dolor físico o emocional, generará bloqueos que irán dejando huella en nuestro cuerpo si convertimos este patrón en un hábito.

Lo más importante, es que como adultos, ahora tenemos la capacidad de tomar conciencia y elegir. ¿Queremos seguir con ese patrón automático o deseamos respirar de manera más consciente?

Respirar para sobrevivir es simplemente coger aire para mantener las funciones vitales y seguir viviendo.

Respirar para vivir es aprender a gozar de los beneficios que una respiración completa puede generar en nuestro cuerpo. Empezando de un modo más consciente para convertirlo en un hábito más automático.

 

¿Cuál es la respiración más conveniente?

Existen muchas disciplinas que recomiendan un tipo de respiración determinada: por la boca, por la nariz, inhalar por nariz y expirar por la boca, respirar en el diafragma, etc. Cada una de ellas puede ser adecuada para provocar un estado emocional determinado, activar ciertas zonas del cuerpo o acceder a estados más alterados de conciencia. Sin embargo, si quieres explorar solo, mi experiencia me dice que forzar la respiración para conseguir un estado determinado, sólo generará más tensión y bloqueo.

Para empezar es suficiente con que pongas conciencia en ella, sin forzar o buscar expandir ninguna zona del cuerpo. Te animo a realizar este pequeño ejercicio que será más que suficiente para empezar a tomar más conciencia de tu respiración y notar beneficios en pocos días. Puedes dedicar tan sólo 10 minutos al día, antes de dormir o en dos momentos separados (al despertarte y al irte a dormir)

Ejercicio:       

Túmbate y respira pausadamente, no trates de forzar nada, simplemente respira tal y como sueles hacerlo y visualiza tu canal medio del cuerpo, esa línea imaginaria que separa tu lado derecho e izquierdo y que va desde la coronilla hasta el periné.

Visualiza este canal mientras respiras y percibe aquellas zonas que están más expandidas, aquellas que sientes más tensas o bloqueadas. Nota cómo está ese canal y hasta dónde llega tu respiración.

Ahora te animo a inspirar por la nariz y extraer el aire por la boca. Relaja la mandíbula y suelta el aire como si quisieras empañar un cristal. Visualiza que el aire sale por el periné, relajando el ano, los genitales y la base de la pelvis. Simplemente visualízalo, no hagas esfuerzo para modificar, expandir o relajar tu musculatura. Pon la intención en la visualización y tu cuerpo hará el resto.

 ___

Raquel Ballesteros es Licenciada en Psicología Col. 13297, Máster en Psicología Clínica y Máster en Musicoterapia por la Universidad de Vic, especializada en Terapia ACT y coaching, Facilitadora de procesos de cambio personal. Terapeuta, coach, docente, escritora y terapeuta en Instituto Meridians en Barcelona.

0 comentarios

Sin comentarios Este artículo no tiene comentarios

Nadie ha escrito aún.

Tú puedes ser el primero deja un comentario !

Deja tu comentario

Deja un comentario

Artículos

Curso Infertilidad Masculina desde la Medicina Tradicional China| Noviembre 2016

Curso Infertilidad Masculina desde la Medicina Tradicional China| Noviembre 2016   0

Descripción del curso Entender  la visión de la Infertilidad Masculina y su tratamiento desde la perspectiva de la Medicina tradicional China. Objetivos ·    Entender la Infertilidad masculina  desde la perspectiva de la Medicina [...]

Visitas concertadas

Provença 500, entlo. P2
08025 Barcelona

mtc@institutomeridians.com
T. 93 000 53 23 | M. 645 439 501
Ver mapa»

Nuestro horario

Lunes a viernes de 10.00 a 21.00h
Sábados 10.00 a 14.00h

Un proyecto de Medicina Tradicional China auténtica y Salud Integral

Un proyecto de Medicina Tradicional China auténtica y Salud Integral

Consúltanos tu caso

Si rellenas este formulario podrás hacer una consulta sin compromiso ni coste por tu parte y te responderemos a vuelta de email en cuanto nos sea posible. (Asegúrate de que tu email está correctamente escrito para que recibas nuestra respuesta)





Nombre | El teu nom | Votre nom *

E-mail | Adreça electrònica | E-mail *

Teléfono | Telèfon | Téléphone

Motivo de consulta | Motiu de consulta | Motif de la consultation

Mensaje | Missatge | Message

Introduce este código: captcha

He leído la política de privacidad.

* (obligatorio) | (obligatori) | (obligatoire)

Horario de clases

Clases de Qi Gong»
Martes de 20.15 a 21.15h
Miércoles de 10.30 a 11.30h
Clases de Yoga Oncológico»
Lunes de 12.30 a 13.30h
Clases de Yoga para embarazadas»
Martes de 17.45 a 19.15h
Salud reproductiva en Instituto Meridians | Fertilidad, embarazo y postparto, ginecología, andrología

Newsletter Instituto Meridians

Suscríbete a nuestro boletín.
* = campo obligatorio

I_Meridians @ Twitter

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies